Skip to Content

El problema, las consecuencias, y las soluciones de pruebas rápidas

Cada año, la influenza (gripe) causa infección grave y la muerte en todo el mundo, generalmente en los meses de invierno (influenza estacional). Las cifras más recientes sugieren que, en todo el mundo, estas epidemias anuales causan entre tres y cinco millones de casos de enfermedades graves y entre 250 000 y 500 000 muertes.1

El problema

Los síntomas de la influenza son similares a los de otras infecciones respiratorias comunes. Los pacientes que presentan estos síntomas comúnmente son tratados empíricamente, sin un diagnóstico formal.

El problema en relación con la administración antimicrobiana es doble. Los pacientes con enfermedades seudogripales (Influenza-Like Illness, ILI), a menudo se tratan con antibióticos tras un diagnóstico médico basado solo en los síntomas, aunque la causa más común de este conjunto de síntomas es la influenza, una infección viral. Los antibióticos no son eficaces contra los virus.

Por otra parte, a estos pacientes a menudo se les recetan automáticamente antivíricos para la influenza, que no serán necesarios si la influenza no es la causa de la infección y solo son eficaces si se recetan dentro de las 48 horas posteriores al inicio de los síntomas.

Influenza (gripe)

Las consecuencias

La resistencia a los antivíricos de la gripe está emergiendo. Muchas cepas de influenza ya han desarrollado resistencia a la clase más antigua de antivíricos contra la gripe, los adamantanos. Después de cuatro décadas de uso efectivo en la profilaxis y el tratamiento de la influenza, la resistencia global a estos medicamentos ha aumentado considerablemente entre los virus de influenza del subtipo A/H3N2 en los últimos años.2

La nueva clase de antivíricos contra la influenza, los inhibidores de la neuraminidasa, el oseltamivir (Tamiflu) y el zanamivir (Relenza), actualmente son adecuados para todas las cepas. Sin embargo, ya se ha observado resistencia esporádica a oseltamivir, y actualmente no contamos con otra línea de defensa. Durante la temporada de influenza 2007-2008, la resistencia al oseltamivir entre los virus de la influenza A(H1N1) aumentó significativamente por primera vez en todo el mundo.3

Su paciente ha tenido síntomas seudogripales durante 36 horas. Usted no sabe si la causa es viral o bacteriana, pero sospecha de la influenza. ¿Qué vía de diagnóstico elige para su paciente?

Pruebas rápidas

Al evaluar a los pacientes y proporcionar resultados rápidamente, se pueden retener los antibióticos, y los antivíricos pueden recetarse solamente cuando sea adecuado. El concientizar al médico con respecto a un diagnóstico rápido de influenza disminuye el uso de antibióticos.4 El diagnóstico tradicional de influenza por cultivo viral o reacción en cadena de la polimerasa (RCP) es demasiado largo para ser útil en la generación de opciones de tratamiento.4

ID NOW Influenza A & B 2

ID NOW™ Influenza A & B 2 (anteriormente Alere™ i Influenza A & B) es una prueba molecular de gripe que brinda resultados precisos en menos de 13 minutos en la plataforma ID NOW. ID NOW Influenza A & B 2, significativamente más rápida que otros métodos moleculares y más precisa que las pruebas rápidas convencionales, le permite brindar a sus pacientes resultados procesables sobre la gripe en cualquier entorno y aplicar el uso adecuado de antibióticos y antivíricos.

ID NOW Influenza A & B 2 cuenta con la exención CLIA.

Abbott también ofrece una gama de pruebas de flujo laterales para ayudar en el diagnóstico rápido de la gripe, incluidos BinaxNOW®, Clearview® y SD; son excelentes herramientas para determinar quiénes requieren tratamiento.

Explorar contenido y videos relacionados

Pruebas precisas para la influenza

Vea cómo ID NOW ha mejorado la atención al paciente en un centro de atención de urgencias.